Relatos cortos #3 – Sueños robados (micro – relato)



Con los pies percudidos y descalzos, con la ropa rajada y sucia, las manitos heladas y la mirada perdida, un niño caminaba sin rumbo por el escarchado asfalto de la avenida.

De pronto se detiene y mira hacia una larga fila de personas que esperaban el 15. Se acerca con paso atolondrado:
−¿Una monedita? ¿Algo para comer? −preguntó casi rogando. Nadie respondió.

Sin suerte! Discriminado, descartado, segregado, apartado, observado con desdén como si fuera parte de una plaga maldita, el niño se alejó lentamente de la multitud.

Como vencido, se sentó en el medio de la vereda junto a un charco de agua, sacó de su pequeño bolsillo una bolsita de plástico y aspiró.

Aspiró el asco, el maltrato, el desprecio, el abandono. Aspiró la desdicha y la humillación de saberse constantemente excluido de un mundo donde pareciera no haber lugar para él. Aspiró el egoísmo, la crueldad de los otros, la ambición desmedida, su inocencia perdida.

El niño aspiró y se fue a volar para olvidar por un rato a esta sociedad miserable que le robó sus sueños y le quitó (como a tantos otros niños) la oportunidad de ser.
Anuncios

6 thoughts on “Relatos cortos #3 – Sueños robados (micro – relato)

  1. vaya…me ha encantado tu relato…yo hasta hace poco también participaba en un concurso de microrelatos, tu texto es muy realista y duro. A veces, en el silencio de la noche pienso en todos los niños que están privados del bienestar que disfruta mi peke y siento un gran dolor en el pecho…hay cosas muy injustas y que escapan a nuestro control, incluso a nuestra imaginación. El ser humano puede llegar a ser tan cruel…en fín.Besos!

    Me gusta

  2. Gracias che!!! Me gustaría leer algunos de tus micro relatos cuando quieras!!!

    Sí, que crueles podemos ser los seres humanos… eso es lo que nos diferencia del resto de los animales, además del uso de la razón…

    Es muy triste! Besotes

    Me gusta

  3. Ay Pao, qué zarpazo de realidad fea pero aténtica que me acabas de dar. En sólo seis párrafos nos pones delante de los ojos toda una lección para la vergüenza de nuestra sociedad. Contundente, certera, afilada.

    Sigue escribiéndonos estos cuentos que me enganchan.

    Un besote desde el otro lado

    Me gusta

  4. Sobrecogedor aunque técnicamente sea muy, muy hermoso.
    A veces creemos que la infancia es en sí misma la mejor evasión de los problemas, pero no nos damos cuenta de los casos en los que ni siquiera ser niño te aparta de esas otras formas de ausencia… esas vías de escape que empiezan desde el mismo yo, desde dentro y hacia fuera de este horrible mundo.

    Te mando un emocionado abrazo y nuevamente te pido que no dejes de escribir NUNCA.

    Me gusta

¿Qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s