Repensar el placer

Ayer se estrenó la película ‘Cincuenta sombras de Grey‘, basada en el best seller erótico homónimo de la escritora británica E. L. James, y es furor. Hace un tiempo venimos debatiendo con Demián el efecto masivo que provoca en las mujeres este tipo de obras, la complejidad que implica el análisis si no queremos caer en críticas banales y los mecanismos que se pondrían en juego.

50 sombras de grey

Si pienso en la novela lo primero que me sale es vomitar una crítica feminista: el libro me parece una cagada, tanto por la calidad de redacción como por la historia que cuenta y el lugar común en el que cae la mujer al fin de cuentas, porque no deja de ser pura moralina barata. ‘Cincuenta sombras de Grey’ cuenta la historia de Anastasia Steele, una joven estudiante de Literatura, virgen, que se enamora de un joven, rico y  atractivo hombre de negocios (este dato no es menor) con una oscura obsesión por controlarlo todo. Christian Grey, el tipo, cae rendido ante la inocencia de Anastasia (y este mucho menos) y sueña con poseerla en el más estricto sentido de la palabra. Y es que a Grey le va el sadomasoquismo y la dominación y necesita una sumista con espíritu masoca. Finalmente el amor (de la mano de una mujer pura) lo cura de su perversión. Un poco trillado ¿no? Reconozco que no me esmeré en la sinopsis.

Aún así no puedo quedarme en la crítica feminista cuando solo en Argentina se han agotado las entradas (50.000) en los días previos al estreno. El libro vendió más de 100 millones de copias en todo el mundo. Y ese tampoco es un dato menor. Por su parte con la película se espera un éxito de taquilla aunque las críticas de cine no le dan más que un 3/4. Podríamos hacer nuestra propia crítica acerca de cuánto erotismo puede haber en una película apta para mayores de 16 con reservas (de hecho hay un post de Merak Luna en Mujeres y madres magazine con algunos ejemplos de películas más subidas de tono que esta y con mejor argumento) pero no es lo que me interesa discutir en este post.

Más allá de la chicana de si hay que coger más o menos o de si somos mucho, poquito o nada reprimidas en nuestra sexualidad, lo que me interesa es el fenómeno masivo y los mecanismos que se ponen en juego a partir de estos exponentes de la cultura masiva. Me interesa qué es lo que toca la fibra de las mujeres. Por qué tantas mujeres corrieron a reservar entradas al cine. Por qué una obra de estas características despierta mucho más que la reivindicación de sus (nuestros) derechos por parte del feminismo. Por qué los estereotipos de sexualidad machista calan tanto en el público femenino. Por qué tantas mujeres se calientan con una novela que no deja de ponerlas en el lugar de la sumisión y la inocencia y les vende el buzón de que el amor todo lo puede. Qué las moviliza o las potencia. Y acá por un momento me vuelvo Muriel y preguntó por qué, por qué, por qué.

Ayer compartí en facebook un comentario de Malena Pichot sobre ‘Cincuenta sombras de Grey‘. Como siempre es provocador y si bien comparto parte de lo que dice creo que se queda en la crítica al patriarcado y no puede ver más allá. Me pregunto qué le falta al feminismo para lograr la misma cantidad de seguidoras que tiene la novela. El año pasado cursé en la facultad el Seminario de Cultura Popular y Cultura Masiva con Pablo Alabarces, recomiendo su cursada aunque sea como oyentes porque no tiene desperdicio, y en una de las unidades vimos el fenómeno Arjona desde el análisis de Carolina Spataro. Lo interesante de su análisis fue el lugar que le da al placer en la constitución identitaria de las seguidoras del músico en cuestión. Eso es lo que le falta a la crítica feminista. Le falta detenerse a pensar en lo que moviliza a tantas mujeres más allá de la idea del sometimiento al machismo reinante. Existe un plus en esas elecciones masivas que queda totalmente relegado en los análisis feministas. El placer es ese plus: cómo viven el placer las mujeres, por qué de unas maneras y no de otras.

Pienso, siguiendo la línea de Spataro que lo que habría que (re)pensar no es lo que ‘Cincuenta sombras de Greyes sino lo que le posiblilita hacer a las mujeres. De hecho, en los últimos días se revolucionó la compra de juguetes y lencería eróticos no solo en Estados Unidos si no en todo el mundo. Ese tampoco es un dato menor. Aún así me sigue preocupando el lugar de la mujer y la violencia de género pero no me va la posición iluminadora con el dedo acusador que te dice qué está bien y que está mal, si sos una sometida o si no, desde un lugar completamente ajeno. Todo lo que implique un goce y un sacudón al lugar de represión en el que nos pusieron debería ser digno de análisis. Y si bien no compro el buzón de la liberación femenina a través de la historia que propone la escritora británica, es necesario (re) pensar la función del placer y (re) pensarnos como mujeres. Tal vez ese sea al punto de partida para entender un fenómeno tan complejo y para comprendernos (de nuevo) entre mujeres. No sé, se me ocurre.

Un abrazo… ¡Nos estamos leyendo!

Anuncios

14 thoughts on “Repensar el placer

  1. Me encantó esta mirada, porque ayer cuando colgaste lo de Pichot, pensé: “Sí, pero… ”

    Te voy a confesar a mi en términos de calidad de escritura me parecía un desastre, no entendía que me dijeran que era “bueno”, claro, me hablaban de oootra cosa! Y la historia muy trillada como decís, hasta salteaba hojas de diálogos que se repetían con la misma lógica sin decir nada nuevo, del tipo “woooow que increíble tu avión”…. “wow que increible tu barco”, seguido siempre de las mismas explicaciones, pero a pesar de que decía: que pavada ya se lo que viene! no podía dejar de leerlo y me salteaba a donde cogían, jajjaa.

    Entonces hay más, claro!…
    qué hago cayendo en estos lugares? Por qué nos mueven cosas de lugares comunes, donde hay estos tipos de dominación? qué más se juega? por qué unas y no otras? Como decís…
    pensé más de una vez.
    Para seguir debatiendo!!!

    perdón la escritura es que salgo de viaje en una horas , estoy a full y no quería dejar de comentar ya que después me quedo bien desconectada!

    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Sabés, lo de Pichot lo leí y lo colgué y me quedé con la misma sensación que vos, pero después pensé: “bienvenido el debate”. Anoche lo pensaba con Demi, y hoy lo charlaba con Kele y de ahí salió este post. Comparto las reivindicaciones feministas pero siento que siempre nos quedamos en el “si, pero…”
      Creo que falta más comprensión de los fenómenos sociales y populares porque son síntomas de algo más complejo. Si el patriarcado sigue existiendo es porque hay algo que sigue calando hondo y no va a dejar de ser así solo con la denuncia, aunque es el primer paso y eso lo apoyo. Creo que muchas veces metemos todo en la misma bolsa y nos conformamos con decir “todo es una cagada”. Me interesa indagar, debatir este tipo de fenómenos… ir desgranándolos hasta comprenderlos mejor.

      Buen viaje, Coni! Abrazo enorme!

      Le gusta a 1 persona

  2. buen post! para pensar y debatir. sobre todo : porque esta mal que nos caliente el lugar de sumisa? dejando de lado el libro/pelicula en cuestión, creo que la historia calienta a tanta mina porque hay un tipo ESPLENDIDO y con plata que se obsesiona con “vos”, te busca, te persigue, te calienta, y busca darte placer. mas alla del placer que él saca de todo esto que es la parte “sado” del asunto. la verdad que lei solo el primer libro, me pareció un embole y no tuve ganas de leer los otros, así que ni idea de como termina la cosa. pero bueh… si este libro ayuda a que las mujeres se liberen, porque esta mal? no veo como esto puede llevar a mas violencia de genero como se esta planteando. claro que no soy sociología ni antropologa ni psicología ni nada de eso.
    hoy después de que tuvimos nuestra “charla” al respecto me quede pensando en como esta historia generaba tanto horror en las feministas. porque no genera tanto espanto la historia de la cenicienta? un principe que se enamora de una mina solo por bailar una canción. es decir: porque esta buena! las hermanastras eran feas y gordas por ende: MALAS. entonces, belleza igual a bondad y fealdad igual a maldad? que se yo… me fui a la mierda, estar deprivada de sueño me hace esto. perdón! 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo también creo que lo que calienta a tanta mina es que un tipo con guita y que está fuerte se obsesione con “vos”, hay todo un coqueteo con el poder y el placer. De hecho, me contaron que una de las salas las minas aplaudieron ni bien aparece el tipo.
      El estereotipo de belleza como lo bueno y la clave del éxito ya es moneda corriente si no por qué hay tanta mina que pasa por el quirófano o en culo por la tele o se calientan con el Tinelli actual que antes era un gordito goma simpático… digo, es lo que la sociedad marca como lo vendible comprable. Pero por qué calienta eso y no otra cosa es lo que me da vueltas en el bocho. Después pienso que muchas de las mujeres que lo leen tal vez tenían una vida sexual rutinaria y que quizá a partir del libro se sueltan un poco más o tal vez ya no se incomodan hablando de sexo. Cada una tendrá una motivación diferente que la lleva a leerlo. No está mal leer literatura erótica… podés criticar la calidad literaria, si. Pero el común de la gente no lee o leyó al marqués de Sade y este libro sí… este libro es popular. Habría que preguntarse por qué no son populares los escritos iluministas… Que engancha, engancha. Por qué no buscar formas de atraer a la mujer más allá de la mera crítica que lleva a la culpabilidad de ser mujer y dominada. Dejamos de lado el goce y nos perdemos gran parte del fenómeno…
      Me encanta que te vayas a la mierda jajaja 😉
      Besooooo

      Le gusta a 1 persona

  3. Hola! buen análisis Pao! pero yo no creo que haya tanto misterio, muchos consideran que el sado es una actividad sexual que estimula y da mucho placer si ambas partes disfrutan, al igual que la sumisión, no lo ven como un abuso de poder. La película “Secretary” es un gran ejemplo sobre este tema… todos tenemos fantasías, deseos (la mayoría reprimidos) y en la cama muchos disfrutan de cosas que otros se “horrorizan”
    Para mi, el libro atrapa por que es de fácil lectura (no todo el mundo tiene ganas de engancharse con una gran historia literaria) y toca temas eróticos “jugados” en el papel de una simple chica y un fachero millonario… ahora, comparto lo de el fanatismo, pero acordate que hay fanáticos de Justin Bieber!!!

    Pao, me encanta tu blog! Beso grande a vos y uno GiGaNtE a Muri!

    Le gusta a 1 persona

    1. jajajaja Facu… me hiciste reír con lo de Justin Bieber! Algo de eso que decís hay (el libro es de fácil lectura y toca el erotisma) pero creo que es más complejo si hablamos de fanatismo. No creo que todas las mujeres que lo hayan leído sean fanáticas pero más de 100 millones de copias? Pucha que es mucho. Con respecto al sadomasoquismo hay un artículo muy interesante http://www.alrededoresweb.com.ar/2011/09/el-sadomasoquismo-es-una-practica.html pero aún así tengo mis dudas con respecto a si se puede separar el plano sexual del ideológico. No me imagino a una persona libertaria practicando sado. En fin es un tema con mucha tela para cortar…
      No vi “Secretary” pero voy a chusmearla.

      Gracias por pasar a comentar, che! Besotes 😉

      Me gusta

  4. Me ha encantado tu reflexión! Y, por supuesto, gracias por la mención. Yo coincido con los últimos comentarios que habeis hecho. Me paso lo mismo: el estilo del libro es muy simple, la historia esta trillada, por calentar, ni me calienta las partes supuestamente eróticas… Pero me leí la trilogía del tirón. Me gusta ver el triunfo de Anastasia. La gente habla de sumisión, de una posición de fuerza de Grey, pero creo que ahí la que gana es ella. Ella es la que lo desarma, la que acaba teniendo el control emocional, la que triunfa y, en cierta medida, lo lleva a su terreno (y no hablo de redimir), sino de decir: “si, pero…” y si el lo quiere, tiene que aceptar. Supongo que su éxito apela un poco a ese complejo de patito feo que todas llevamos dentro…
    Ha sido un placer leeros

    Le gusta a 1 persona

    1. Que bueno que te haya gustado la reflexión! Con respecto al triunfo de Anastasia, ¿es ella la que gana? Me resulta difícil de entender la posición de mártir que adopta. De quién se enamora? Es como si viera más allá de lo que es Grey y eso me parece un poco inverosímil teniendo en cuenta que es una chica sin experiencia sexual previa. No me convence lo de someterse por amor y para salvar a otro de sí mismo. Pero evidentemente algo de ese mensaje toca la fibra de muchas mujeres. En fin, es para seguir pensando y debatiendo. Me parece que es un tema para sacarle mucho jugo.
      Un abrazo gigante y gracias por pasar por acá 🙂

      Me gusta

  5. Bueno, no he leído el libro ni he visto la película, así que no puedo dar una opinión con mucho conocimiento de causa… Sin embargo, hace unos días leí un análisis que sugería que el motivo por el cual a muchas mujeres les “movía” tanto la trama en cuestión estaba en que probablemente habían recibido maltratos desde la niñez, y habían terminado por aceptarlos como algo normal o esperable de parte de las personas que amaban (primero los padres, luego la pareja). No te voy a negar que le encontré sentido, pero eso no quiere decir que todas las lectoras del libro o todas las mujeres que vieron la peli hayan sido maltratadas… el récord en ventas también se explica, entre otros motivos, por todas aquellas personas que consumieron el producto simplemente por moda, por no dejar de pertenecer al grupo, por no perderse aquello de lo que “todo el mundo está hablando”.

    Me gusta

¿Qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s