ESMA

Cuando en 1924, el predio ubicado entre la avenida del Libertador, Comodoro Rivadavia, Leopoldo Lugones y Santiago Calzadilla fue cedido por el Concejo Deliberante de la Municipalidad de Buenos Aires al Ministerio de Marina, a través del decreto de ese mismo año, para ser utilizado como centro de instrucción militar, nadie podía imaginar que ese lugar, cincuenta y dos años más tarde sería uno de los peores campos de concentración que existió en el país. Ochenta años después el mismo lugar volvió a manos del gobierno para convertirse en el Museo de la Memoria.

Hasta el 24 de marzo de 2004, la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) había sido un enigma y sus paredes guardaban silencios. Fue el más emblemático de los 651 centros clandestinos de detención que funcionaron en el país durante la última dictadura militar. Allí, unas 5.000 personas fueron torturadas, asesinadas o desaparecidas durante la última dictadura, a manos del monstruoso Grupo de Tareas 3.3.2. o de represores como Emilio Massera y Alfredo Astiz.
Escondido de la sociedad estaba cada lugar siniestro. Escondido el Casino de Oficiales, el edificio destinado al Grupo de Tareas 3.3.2. Tenía tres pisos, un sótano y un gran altillo. En estos dos últimos y en el tercer piso estaban alojados los detenidos.
Escondido el sótano, paso obligado de cada detenido que ingresaba (encapuchado), donde las piezas de torturas funcionaban como el método para la obtención de datos. En 1978 fue modificado como preparación a la visita de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA). En el altillo, escondido “Capucha”, un recinto en forma de “ele” donde se depositaban los secuestrados después de la tortura. Allí permanecían con los ojos tapados, tirados sobre colchonetas rotas, encadenados e inmovilizados. No tenía ventanas, sólo pequeños ventiluces que daban a celdas pequeñas denominadas camarotes. Escondidos el pañol, depósito del saqueo de las viviendas de los secuestrados, y la pecera, conjunto de pequeñas oficinas donde algunos prisioneros eran obligados a trabajar durante el día. Escondido “Capuchita” otro altillo, pero más chico, en donde estaba el tanque de agua que abastecía a todo el Casino de Oficiales. Allí había dos salas de tortura y un espacio en el que se mantenía a los prisioneros de la misma forma que en “Capucha”. Escondido el Dorado, salón donde funcionaba la central de inteligencia del grupo de tareas.
Aquel lugar clandestino cuyo acceso estaba prohibido para los civiles pasó a ser patrimonio del pueblo hace 11 años. La emblemática ESMA se trasformó en “un espacio para la memoria y promoción de los derechos humanos”.
Desde adentro y sin saber lo que sucedería con la ESMA veintiséis años después, Ana María Ponce había escrito durante su cautiverio: “Entonces vuelvo a mirarme/los pies/ y están atados/las manos (…) el cuerpo/ y está preso/ pero el alma/¡ay! el alma, no puede/ quedarse así/ la dejo correr/ buscar lo que aún/queda de mí misma/ hacer un mundo con retazos/ y entonces río/ porque aún puedo/ sentirme viva”.
La transformación en Museo de aquel símbolo del horror da cuenta que lo vivido siempre deviene Historia. Es imposible echar tierra sobre el genocidio de 30.000 personas por parte del aparato de Estado y aunque es sólo un granito de arena, la recuperación de la ESMA significó un gran paso adelante en la historia del país y la apertura de un camino en contra del olvido y el silencio. Porque como dicen las Madres “a la muerte hay que ponerle vida” y eso sólo se puede lograr con la fuerza de la memoria.

NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS

30.000 compañerxs detenidxs desaparecidxs PRESENTES

¡AHORA Y SIEMPRE!

Anuncios

2 thoughts on “ESMA

  1. Que nos adueñemos, que bailemos allí, que demos batalla cultural desde los que fueron sus espacios, es algo que los revienta por dentro, nos ven hijos, nos ven vivos, piensan que hicieron mal el trabajo, saben que perdieron, que quedamos golpeados y nos cuesta repuntar con el mismo valor, pero que se puede construir… porque los compañeros no dejan de volver.
    Buen post.
    Un abrazo,
    c

    Me gusta

¿Qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s